“Argue like you are right, but… listen like you are wrong”

Hoy os dejamos una de esas frases inspiradoras que tanto nos gustan:

A todos nos gusta exponer nuestros argumentos con convicción, con seguridad y sabiendo plenamente de qué estamos hablando para “intentar convencer a nuestros oyentes”, y queremos que nos escuchen. Lo que muchas veces se nos olvida es precisamente escuchar a los demás, escuchar opiniones contrarias a las nuestras. Convertirnos en “oyentes” es más difícil de lo que parece, pero cuando otro esté exponiendo sus ideas deberíamos prestar la misma atención que nos gustaría que nos prestaran a nosotros, con humildad y dejando abierta la posibilidad de que puede que en algún punto nos hayamos equivocado y alguien nos lo esté indicando.

Deja un comentario