Qué es un año luz y por qué necesitamos esa medida.

Un poco de divulgación científica hoy. Hace unos días en Facebook la gente estaba comentando sobre los años luz. Es una medida que hemos oído mucho en las series y películas. Pero ¿qué es exáctamente un año luz….y por qué lo necesitamos teniendo las otras medidas de distancia?
Hoy lo explicamos.

En este vídeo os contamos:
– Por qué se llama año luz.
– A qué equivale en km.
– Os damos algunos ejemplos de algunas distancias cercanas en nuestro sistema solar y en la vía láctea, para que veáis que hablar en km (por ejemplo) es una locura y necesitamos algo muuucho más grande (y se queda corto).

Estoy seguro que a más de uno le sorprende la magnitud de las distancias.

¡Nuestro universo es increíble!

Estudiante de 16 años de Madrid crea el tercer satélite más pequeño del mundo.

Se llama Julián Fernández, tiene 16 años, acaba de terminar 4º de la ESO, es de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y ha creado el satélite más pequeño diseñado en España y el tercero más pequeño en el mundo: un cubo de unos cinco centímetros de lado.

La Universidad Rey Juan Carlos ha sido la encargada de anunciarlo ya que el proyecto se está realizando en sus instalaciones. El pequeño satélite llamado FossaSat1 ha sido creado según Julián para “democratizar el espacio y dar acceso a las telecomunicaciones dentro de una red del internet de las cosas” y será lanzado al espacio el próximo mes de octubre desde Nueva Zelanda. Una vez que esté en órbita se podrá estudiar cómo funciona y las posibilidades reales para una ampliación a largo plazo.

Julián, pese a su juventud, no es tan solo un estudiante más de 16 años: imparte charlas a los alumnos de la Universidad Rey Juan Carlos en alguna que otra ocasión y es el CEO y cofundador de su propia compañía, Fossa Systems, una asociación sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo de tecnologías aeroespaciales de manera abierta para el beneficio público.

Avances en los experimentos científicos para crear híbridos humano-animales.

Algo que así de entrada suena a historia de ciencia ficción: una mezcla de humano y animal, algo que a los más clásicos les puede recordar a las quimeras, esos monstruos fabulosos de la mitología griega parece que en los últimos días se ha convertido en realidad, pero con matices importantes.

El Gobierno de Japón ha dado luz verde al científico japonés Hiromitsu Nakauchi, biólogo y experto en células madre en la Universidad de Tokio y la Universidad de Stanford, para crear embriones de animales que contengan células humanas. El plan es cultivar células humanas en embriones de ratón y rata, después implantarlo en otros animales y así producir animales con órganos hechos con células humanas que puedan ser transplantados a personas.

Hasta el pasado mes de marzo en Japón estaba prohibido que este tipo de embriones superara los 14 días de gestación así como su transplante a un útero sustituto, pero con el cambio de la legislación por parte del Ministerio de Educación y Ciencia los embriones pueden ser llevados a término y transplantados, lo que cambia el panorama completamente.

De momento Nakauchi asegura que su idea es ir poco a poco, ampliando paulatinamente el tiempo de cultivo de los embriones híbridos para observar el desarrollo de los órganos en ratas y ratones modificados genéticamente y monitorear cómo las células humanas afectan al cerebro animal: si estas alcanzan un nivel del 30% afirma que se suspenderán los experimentos.

El equipo liderado por el japonés no es el único en la carrera por cultivar órganos útiles para humanos en animales creados específicamente con ese fin. Sin ir más lejos, también son noticia los avances del equipo español de Juan Carlos Izpisúa, repartido entre el Instituto Salk de California y la Universidad Católica de Murcia y experimentando en China, que ha logrado crear por primera vez embriones de simios con células madre de humanos, que aunque no llegaron a término y los resultados están pendientes de publicación, todo apunta a que fueron exitosos tras los errores observados en su intento anterior de experimentar la mezcla de humano y cerdo.

Además de la carrera por ver quién alcanza primero el objetivo, quedan abiertos todo tipo de debates sobre los límites morales y éticos o si todo vale en el avance de la ciencia y de dónde procederá su financiación.

Hiperaula en la Complutense, una nueva manera de formar a los profesores del futuro.

Hay un sabio refrán que reza “renovarse o morir”, y eso es lo que ha debido pensar la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. Los tiempos han cambiado y se necesitan nuevas formas de enseñar y educar a las jóvenes generaciones y solucionar problemas tales como el absentismo y la tasa de fracaso escolar, el sistema educativo español siempre ha parecido estar un poco anclado al pasado y renovarse más bien poco, pero ahora la UCM quiere romper con ese anacronismo y enfocarse en el futuro con su nuevo proyecto: Hiperaula.

Con el fin de fomentar el aprendizaje colaborativo ha reformado una decena de aulas de la Facultad de Educación, donde se forman los futuros profesores, convirtiéndolas en espacios grandes y con mobiliario flexible que facilite el movimiento y la libertad, las agrupaciones flexibles de los alumnos ya sea por proyecto, asignatura, etc., que favorezca una transición sencilla entre el papel, audio, video, actividades orales, buscando la codocencia (más de un profesor en el aula con grupos heterogéneos de estudiantes). Con este método se busca que el alumno asimile el conocimiento a través de la experiencia propia en base a la resolución de problemas y retos, trabajando en una diversidad de proyectos que requieran de distintas capacidades y materiales ya sea en grupo o de manera individual… y la mejor manera de llevar todas estas novedades a los alumnos más jóvenes es empezando por los maestros encargados de formarles.

Huérfilo, la palabra propuesta a la RAE para denominar a los padres que pierden un hijo.

Hay palabras que no nos gustaría que tuvieran que existir y en este caso es casi como si, efectivamente, la palabra no existiera.

Dentro de nuestro riquísimo vocabulario nos encontramos con viudo/a para referirnos a quien pierde a su cónyuge, huérfano/a cuando nos referimos a quien ha perdido a uno o a ambos padres… y sin embargo ¿no tenemos un término que defina a los padres que pierden un hijo?

La Federación Española de Niños con Cáncer propone el término huérfilo no solo para llenar ese vacío lingüístico sino para dar también visibilidad a los padres que sufren esa pérdida, sea por el motivo que sea. Tras consultar con varios lingüistas se ha elegido esa palabra que proviene del latín, compuesta por la misma raíz indoeuropea que huérfano, orbh (separar, perder, alejar), y el término latín filius que significa hijo, aunque adaptando su terminación a filio para evitar posibles confusiones con filia (atracción, obsesión) como ocurriría en el caso del femenino.

Tras reunirse en abril con el director de la RAE, esta ONG se ha puesto en marcha para conseguir la aceptación de huérfilo en el diccionario y a su vez desde el punto de vista administrativo (en igualdad de condiciones que a viudos y huérfanos). La RAE recopila los términos extendidos en el uso social: “debe ser utilizada por personas de todas las edades, que no pertenezca a un sector o grupo concreto; que aparezca en medios de comunicación, redes sociales, trabajos de investigación… […] que esté normalizada”.

Con este fin la FEPNC ha creado una campaña de recogida de firmas, esperando llegar por lo menos a la simbólica cifra de 11.730: el número de padres que han visto perder a sus hijos a causa del cáncer infantil. Además de contar con el apoyo de personajes conocidos que colaboran para dar visibilidad tanto a la palabra como a este colectivo. Esta aceptación convertiría al español en la primera lengua en tener un término para denominar a los padres que tienen que afrontar la mayor pérdida posible, la de un hijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies