Adiós a Forges, la actualidad va a ser menos graciosa sin él.

Hoy nos hemos levantado con la triste noticia del fallecimiento de Forges, Antonio Fraguas de Pablo, que era su verdadero nombre. Tras casi medio siglo poniendo una nota de humor a cualquier situación en sus viñetas gráficas, la actualidad va a ser menos divertida en su ausencia.

Forges ha destacado por tener una larga y productiva carrera: desde su debut en 1964 en el diario Pueblo ha publicado una viñeta diaria en el periódico El País durante los últimos 23 años, colaborado en diferentes medios (Informaciones, Diez Minutos, Hermano Lobo, El Jueves, Por Favor, Diario 16, El Mundo…), autor de numerosos libros, colaboraciones en espacios televisivos, director de dos películas y varias series de humor para televisión… Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en 2007 y Premio Nacional de Periodismo por solo mencionar algunos de sus galardones, doctorado honoris causa en varias universidades; pero sin duda el mayor reconocimiento que ha podido tener su trabajo es lo hondo que han calado sus personajes entre el público que los veía luchar para amoldarse a nuevas costumbres (Cosma y Blasa que en el pueblo rezaban el rosario hace años ahora hablaban de wifi, el mismo Forges tenía un gran número deseguidores en las redes sociales y era un entusiasta de las mismas) y como hasta la RAE ha llegado a recoger términos acuñados en sus viñetas como “muslamen” o “bocata”.

En este documental que hoy compartimos, “Antonio, el Forgesporáneo”, podemos descubrir muchas y divertidas historias sobre su vida y sobre su trabajo, no os lo perdáis.

Deja un comentario