Emmy Noether, la gran matemática desconocida.

La historia de la matemática Emmy Noether es una de esas que pasan desapercibidas pese a su importancia probablemente por ser mujer y matemática en un tiempo en el que no era sencillo ser ninguna de las dos cosas.

Nacida en Baviera (Alemania) el 23 de marzo de 1882, hija del matemático Max Noether, desde temprana edad y pese a que no se la dieran mal, demostró poco interés en las asignaturas que se le enseñaban a las señoritas por aquél entonces y sin embargo mostró una gran curiosidad y habilidad para las matemáticas. En 1900 aprobó los exámenes necesarios para enseñar Inglés y Francés en escuelas femeninas pero en lugar de dedicarse a ello se decantó por estudiar matemáticas en la Universidad de Erlangen donde su padre era profesor. Se convirtió en una de las dos únicas mujeres en la universidad entre casi 1000 alumnos y pese a todos los obstáculos, como solo poder acudir como oyente a las clases a las que los profesores le dieran su autorización, en julio de 1903 aprobó el examen de graduación equivalente a una licenciatura. El año siguiente lo pasó estudiando en la Universidad de Gotinga.

De 1908 a 1915 ejerció como profesora en la Universidad de Erlangen, a veces sustituyendo a su padre, sin cobrar. En 1915 la Universidad de Gotinga comenzó su periplo para poder contar con ella en su plantilla, mientras que los matemáticos Hilbert y Klein le ofrecieron todo su apoyo, su contratación fue bloqueada por el resto de profesores de otros departamentos. Finalmente Emmy se pudo incorporar pero con el título de ayudante y bajo el nombre de Hilbert, una vez más, sin cobrar por su trabajo. Al finalizar la primera guerra mundial y tras la Revolución de Noviembre, en 1919 la Universidad de Gotinga permitió que Noether consiguiera su habilitación, aunque hasta que se pronunciara el Ministerio cuatro años después no pudo percibir ningún salario en su puesto de profesora y nunca pudo ser considerada profesora titular.

A Emmy Noether se le considera la madre del álgebra moderna gracias a sus teorías sobre anillos y cuerpos, y según Einstein “fue el genio matemático creativo más importante que haya existido desde que comenzó la educación superior para las mujeres”, de hecho su trabajo es fundamental para entender la teoría de la relatividad y prácticamente todas las teorías de la física. Desarrolló un teorema que recibe su nombre  que es clave para entender la física de partículas elementales y la teoría cuántica de campos que trata de relacionar la simetría con las cantidades conservadas; lo llaman el teorema más bello del mundo.

Con el surgimiento del nazismo y debido a sus orígenes judíos Noether se vió obligada a abandonar Alemania. Una vez instalada en Estados Unidos prosiguió su carrera académica en el Colegio Bryn Mawr de Princeton y en el Instituto de Estudios Avanzados de la ciudad, hasta que en 1935 le detectaron un tumor en la pelvis del que fue operada, murió cuatro días después por complicaciones derivadas de la operación, era un 14 de abril de 1935.

Quién sabe hasta dónde podría haber llegado esta matemática si hubiera encontrado más puertas abiertas a lo largo de su carrera.

 

Deja un comentario