Una introducción prometedora.

Mucho se podría decir de los trabajos que se piden en clase… seguro cuando los profesores los corrigen se encuentran con más de una sorpresa, sobretodo en esos casos en los que quien tenía que hacer el trabajo lo ha dejado para última hora y el tiempo apremia.

Y sorprendido se debió quedar el profesor que tuviera que corregir el ejemplo que compartimos hoy, ya que si esta es la introducción no queremos ni pensar cómo será el resto. Eso sí, sinceridad y ganas no le faltan a este alumno.

Agárrense a su asiento…

Una introducción prometedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies