“La luz genital” es el mejor lapsus lingüístico.

Tras el concurso a nivel mundial lanzado en las redes por el director de Fundeu BBVA para votar por el mejor lapsus lingüístico, ya tenemos ganador: “La luz genital”, lapsus protagonizado por Juan Pich Y Pon, alcalde de Barcelona en los años 30 cuando quiso hablar de la luz cenital que se podía disfrutar en un restaurante recién abierto en la Rambla de Barcelona.

Con un 57% de los votos se ha impuesto al finalista “cólico frenético”. Pero entre las 16 finalistas nos encontramos con otras perlas lingüísticas de Pich Y Pon, que por lo visto eran tantas que a él se debe la expresión catalana “voz piquiponada” para referirse a los errores lingüísticos de este tipo. Además de la ganadora, son obra suya también “coleccionista sifilítico” cuando quiso decir que a su sobrino le gustaba la filatelia y la “calígula veraniega” en lugar de canígula para hablar de la temporada de mayor calor del verano.

Repasemos cómo fue la evolución de las votaciones, en las que además de las arriba mencionadas hay expresiones de otros personajes famosos así como muchas escuchadas en lugares públicos, autobuses, calles, etc.

¿Echáis de menos algún lapsus que no esté en la lista? ¡Podéis dedirnos cuál en los comentarios!

Deja un comentario