Más palabras en inglés difíciles de traducir al español

Ya hemos hablado de ello en otras ocasiones, pero insistimos: no es siempre posible traducir ciertas palabras literalmente del inglés al español (o viceversa), ni traducir una palabra en un sólo vocablo, ni que la traducción mantenga toda la “esencia” de la palabra…

Así que hoy os traemos más palabras en inglés que son (muy) difíciles de traducir al español, a ver qué os parece:

  • Pimp: palabra con varios usos para los norteamericanos ya que puede ser un verbo, un adjetivo y un sustantivo. Podría ser algo así como “decorar”, “poner a punto”. Se le relaciona con la cultura hip-hop gracias a algún programa de televisión (¿Conocéis el programa “Pimp my ride” de MTV?).
  • Auto-tuned: se aplica a los cantantes que manipulan su tono de voz digitalmente para sonar mejor en los discos. Es un término de reciente creación así que tal vez aún no hay una traducción por ese motivo.
  • Trade off: aunque hay quienes utilizan “compensación” para traducirlo, no es exactamente correcto. Los angloparlantes utilizan esta palabra para referirse a la acción de perder algo bueno a cambio de obetener algún beneficio, analizando las ventajas y desventajas de la operación.
  • Spam: acción publicitaria de envío indiscriminado de correos a un usuario. La RAE intentó traducirlo como “correo basura”, pero es un término que parece ser que no tiene traducción en ningún idioma y que simplemente se ha adoptado tal cual.

  • Bromance: término acuñado en Estados Unidos en la década de los 90 para referirse a una estrecha relación no sexual entre dos hombres.
  • Facepalm: es la palabra que define el gesto de llevarse la mano a la cara como signo de desconcierto o desesperación, que pese a lo común que pueda parecer esta acción, no hay un término para designarla.
  • Kitsch: nombre que se le da a la estética referente a movimientos culturales pasados de moda, pretenciosos o considerados de mal gusto. Aunque es un derivado de vocablos alemanes.
  • Gobbledygook: Pronunciada por primera vez en 1.944 por el político estadounidense Maury Maverick para referirse a textos llenos de lenguaje jergal o palabras muy complicadas en inglés. En cualquier caso, no es una palabra muy utilizada.
  • Serendipity: en el listado de 2.004 de las 10 palabras en inglés más complicadas de traducir, cuenta con un lugar de honor. Es un término de extraño significado de por sí, se refiere a la acción de encontrar algo de manera inesperada, pero que a la vez es afortunada. Algunos la consideran una de las palabras más bonitas de la lengua inglesa y sí, también es el título de una película.
  • Googly: no es una palabra muy conocida para nosotros porque proviene del cricket y además hace referencia a un movimiento poco usual que hace el lanzador. Por eso no hay una traducción.
  • Issue: a menudo se traduce como “tema” o “problema”, cuando en realidad se trata de un asunto complicado o problemático y pierde parte de su significado.
  • Software: lenguaje técnico informático: el conjunto de programas y reglas informáticas para realizar ciertas tareas en un dispositivo tecnológico. Finalmente aceptada por la RAE ante la dificultad de encontrar una traducción.

Como podéis ver, hay muchos ejemplos, si queréis ver alguno más también os puede interesar nuestro post Palabras en inglés que no pueden traducirse al español

Deja un comentario