La polémica sobre compartir o no los juguetes en el parque

 

Hace algún tiempo una madre publicaba en las redes sociales una carta llamada “mi hijo no está obligado a compartir sus juguetes con tu hijo”. Alanya Kolberg, que así se llama la madre, cuenta como un día cuando llegaron al parque donde habían quedado con una amiga y su hija, un grupo de niños se acercó rápidamente a pedirle a Carson, su hijo, los juguetes que él llevaba para jugar con su amiga. Ante el malestar del niño Alanya le instó a simplemente decirles que no. Y ahí empezó todo.

La carta en la que esta madre declara que ningún niño tiene la obligación de compartir sus juguetes con los niños del parque si no quiere se ha hecho viral y ha desatado una polémica. Entre los muchos comentarios que ha suscitado hay opiniones de todo tipo: desde los que apoyan su decisión porque aseguran que el saber decir que no a circunstancias que les hacen sentir incómodos afirma a los niños, hasta los que llaman egoísta a esta madre y critican su manera de educar.

En todo caso la escena de niños empeñados en jugar con los juguetes de otros, niños que lloran porque no quieren compartir o porque otro niño “ha tomado prestado” su cubo o porque otro ha roto sin querer su muñeco favorito, padres intentando recuperar con vergüenza las pertenencias de sus hijos o pidiéndoles que le dejen su pala a otro crío… son comunes en cualquier parque (o en cualquier lugar en el que haya niños).

La cuestión está en que casi todos los niños lo que quieren es jugar con juguetes que no sean los suyos precisamente, por aquello de la novedad, y si no estás dispuesto a entrar en ese “negocio” solo puedes jugar con los tuyos. Por otro lado, no compartir viene “de fábrica” y son los padres los que tienen que enseñar lo que no viene (recoger, colocar, hacer lo que no quiere, compartir…), lo que comúnmente se llama “hacer de malos”, que cuando sean mayores ya harán lo que ellos consideren.

Y vosotros ¿qué pensáis?, ¿os parece que debemos obligar a nuestros niños a compartir sus pertenencias aunque no quieran? ¿o por el contrario creéis que es correcto enseñarles a decir no cuando no estén agusto con la situación?

Deja un comentario