Queridos padres: los hijos mienten y el vuestro más.

Una de las cosas que más notamos con los padres de los alumnos en las clases de refuerzo es que muchas veces los padres no ven cómo son sus hijos. Viven en otro mundo y no ven la realidad.

Yo he llegado a decir a muchos padres cosas como “mire, tras meses con su hijo uno de los problemas es que no trabaja, no hace deberes, intenta evitar trabajar en clase…” y muchos responden con “no, mi hijo no es así, a mi me dice que estudia mucho pero es que le cuesta” o “es que el nivel es muy alto” o “es que tienen muchos deberes“. Y claro, para poder arreglar algo el primer paso es identificar el problema. No puedes “curar” una falta de sistema de trabajo o de metodología, si los padres prefieren pensar que es una falta de capacidad o que el profesor pone mucho nivel.

Lo vemos a diario en la academia, con la familia y con los amigos. Los niños mienten. No te fíes de ellos, pregunta e investiga.

Además, tengo la sensación que me voy haciendo viejo, porque no paro de pensar que en nuestra época estudiábamos MUCHO más y teníamos muchos más deberes y  no hemos crecido con traumas ni tenemos la sensación de habernos perdido nada.

¿Por qué os cuento esto hoy? Porque ayer un compañero me pasó un hilo de Twitter muy bueno que todos los padres deberían leer. Con frases como:

  • Vuestro hijo miente, como todos. Pero especialmente el vuestro.
  • Los adolescentes mienten. Mienten para salvar sus culos. Pero no solo por eso. A veces mienten por gusto. Les encanta mentir.

https://twitter.com/eliasmgf/status/727951137970790400

Deja un comentario