Palabras típicas que te serán útiles si viajas a otras provincias. 1ª Parte.

El español es una lengua muy rica y llena de peculiaridades (¿recordáis que ya os contamos cómo a partir del diminutivo que uséis se puede saber de dónde sois?) pero además, existen muchos términos propios de cada comunidad o provincia que fuera de ella son grandes desconocidas pero que no tienen desperdicio.

Os dejamos con algunos de las que más nos han gustado y su origen, así si tenéis pensado viajar por España durante el próximo puente podéis hacer gala de vuestro extenso vocabulario. ¡Allá vamos con la primera parte!

En Andalucía nos ha costado decidir porque ¡hay tanto donde elegir!. Empezamos por estar “estartaíto”, lo que se diría si se está nervioso y en un sinvivir. Si hablamos de “pechá” probablemente la gran mayoría entenderá que se refiere a una gran cantidad de algo: pechá a reir, pechá a comer… Si tu caso es este último y estás en Cordoba, te habrás “puesto púo”, estarás lleno (de comer y de beber). En Cádiz van un paso más allá y al turista también conocido como guiri le llaman “guachisnai”, una deformación fonética de ¿lo adivináis?: “What’s your name?”.

En Aragón serás un “niquitoso” si le pones pegas a todo, sobretodo a la comida. Si además tardas mucho en beber tu bebida gaseosa, se habrá “esbafado” y se habrá quedado sin gas. Y si tienes un fuerte dolor y te quejas gimoteando, es que estás “chemicando”. Si en cualquier otro sitio llueve y te pilla sin paraguas te empapas o te calas o te mojas, pero si eso mismo te ocurre en Aragón estarás “chipiado”.

Un buen viaje a Asturias debe incluir tomar una sidra en un “chigre”, una taberna. Un “guaje/guaja” es un niño  o niña. Algo tan típico de su meteorología como lo es el calabobos o sirimiri también tiene su propio nombre: “orbayo”. Incorporando estas palabras a tu vocabulario estamos convencidos de que tu viaje a Asturias te va a “prestar” mucho, vamos, que te va a encantar.

Cosas importantes si vais a las Baleares: si lo que queréis es beber un tercio de cerveza lo que tenéis que pedir es una “mediana”, pero cuidado no os paséis y os convirtáis en la “monea” o el “moneot” del bar, aquél que hace tonterías o da la nota. Si algún local se acerca y os dice que “os decís cosas”, no os alarméis ni os hagáis demasiadas ilusiones, no es más que el típico “ya nos veremos”, y eso en cualquier comunidad significa que nadie llamará y no os veréis…

De isla en isla, y nos vamos a las Canarias. Para que te de tiempo a disfrutar de todas las maravillas de las islas te recomendamos que no seas “pachorrento”, que no tengas tanta pachorra, vamos, que vayas más rápido. ¿Que algo te huele mal? “Fos”, tan simple como eso, una sola palabra que expresa mal olor. Es muy importante saber usar bien el “engodo” que es el cebo que se le lanza a los peces para que piquen pero que también es saber regalarle el oído a alguien para conseguir lo que se quiere (sí, vale, esto hay que saber usarlo bien en Canarias y en todas partes).

Volvemos a la península y lo hacemos por Cantabria para recordaros que estéis atentos, porque si alguien os dice de tomar la “arrancáa” se trata ni más ni menos de quitarle la cartera a quien esté más perjudicado para que pague la última ronda.

Cuando vayas a visitar a alguien en Cataluña, recuerda que tienes que “picar” la puerta, esto es llamar a la puerta. En castellano no hay una palabra para referirse a los amantes de la literatura, sin embargo en catalán tienen “lletraferit” que traducido es algo como “herido por las letras”, bonito ¿verdad?. Si sois de los que tenéis el tranquilízate, relájate o “Keep calm” siempre preparado, os dejamos con una nueva manera de llamar a la calma: “Xino-xano”.

En Ceuta cuando critican, a algo o a alguien, cuando se habla mal de una persona, le están dando a la “mojarra”.

En la Comunidad Valenciana hemos encontrado algunos de nuestros favoritos, como por ejemplo “caduquear” que es lo que se dice cuando alguien está mayor y “chochea”. “Calbote”, del catalán calbot, es un capón. Beber de una botella o un botijo sin que los labios toquen la boquilla, además de un arte es “beber a gallete”. Que nos hablen de “romance” puede inducir a error ya que dependiendo del contexto en el que se utilice puede que no tenga ninguna connotación amorosa sino que nos estén pidiendo que nos dejemos de excusas para no hacer algo.

Para que aprovechéis bien el puente si vuestro destino es Euskadi, podéis disfrutar de una “gaupasa”: pasar una noche entera de fiesta y no volver hasta el amanecer. ¿Eres de los que a partir de cierta hora no sabes si desear buenos días o buenas tardes? Pues para esa franja de tiempo existe “Eguerdi on”, algo así como desear buenos medios días.

Terminamos el recopilatorio de hoy en Extremadura, el lugar donde que te llamen “perigallo” es bueno o malo dependiendo de tu edad: si eres joven es gracioso que seas un poco golfo pero a medida que te haces mayor se refiere a un sinvergüenza. Muy parecido en su significado encontramos el término “perdulario”, utilizado para hablar de un “viva la vida”. La palabra “tenguerengue” implica una falta de equilibrio, algo inestable. Y por último, que a nadie le de un “arrepío”, perder los papeles por miedo, enfado o nervios, poque aún nos queda mucha España por recorrer y prometemos que mañana estaremos aquí con más ejemplos de la riqueza de nuestro vocabulario.

 

 

 

Deja un comentario