Más simple que el mecanismo de un botijo. Pero, ¿realmente es simple dicho mecanismo?

Todos hemos oído o usado la frase “más simple que el mecanismo de un botijo”. ¿Te has parado a pensar en ello? ¿Es realmente simple el mecanismo que usa el botijo para enfriar? ¿Cuanto enfría? Todo esto se lo preguntaron dos profesores de la UPM y hoy os lo explicamos.

Cómo enfría un botijo.

En 1990 los profesores de Química  Gabriel Pinto y José Ignacio Zubizarreta se encontraron con una pregunta de un examen: “Explicar por qué se enfría el agua en un botijo”. Le dieron un par de vueltas, preguntaron a compañeros, y se dieron cuenta que nadie estaba de acuerdo en si enfriaba o no, y cuanto. Se sabe que usa el mismo proceso que el de sudoración en el cuerpo, pero no se sabe cuantificar lo que enfría.

Así que estuvieron haciendo pruebas, estudiando el tema y, tras mucho trabajo, publicaron en 1995 sus resultados en la revista Chemical Engineering Education. En dicho artículo llamado  An ancient method for cooling water explained by means of mass and heat transfer  proponen un modelo matemático que explica este mecanismo.

El modelo consta de dos ecuaciones diferenciales y, como se puede ver si lees el artículo en el enlace superior, no es simple. Como ellos dicen:  “Las matemáticas que se requieren para resolver estas ecuaciones son bastante avanzadas y se enseñan en los últimos cursos de Ingeniería“.

Así que otro mito “roto”, el mecanismo del botijo es mucho más complejo de lo que parece y podéis estudiarlo en el artículo o en esta imagen que os dejamos (fuente) con las ecuaciones y a lo que corresponden.

Nos encantan estas aplicaciones de la ciencia a la vida porque para eso “se inventó”. Para explicar procesos físicos y cotidianos.

 

 

 

Deja un comentario