“Hermann”, un corto de animación sobre la pandemia basado en hechos reales.

A muchos os sonará de haberlo visto en las noticias en estos meses pasados de confinamiento.

Se trata de la historia de Hermann Schreiber, el anciano enfermo de alzhéimer que tocaba la armónica durante los aplausos a los sanitarios de las ocho. Su cuidadora, Tamara Sayar, para animarle, le hizo creer que esos aplausos eran para él, por su concierto, así que cada tarde Hermann se asomaba a tocar y efectivamente, al final compartía el honor de los aplausos de sus vecinos cuando la historia se volvió viral a través de un vídeo compartido por la cuidadora.

Aquí el auténtico Hermann en uno de sus recitales de armónica.

Jordi García, del estudio de animación 23lunes fue uno de los que vió el vídeo en las noticias y rápidamente movilizó a sus compañeros de estudio para convertir la historia de Hermann en un corto animado precioso y lleno de fantasía.

El corto de animación dedicado a Hermann y a todos los héroes de marzo.

El 0,5 que marca la diferencia.

Nos gusta este mensaje que vimos en las redes hace unos días. Y nos gusta por muchos motivos. Porque una nota no lo es todo, detrás de ella se puede esconder mucho esfuerzo y mucho trabajo y puede que refleje unos nervios indeseados. Nos gusta porque refleja la preocupación de un profesor por un alumno, por ayudarle, por darle mucho más que una subida de 0.5 en su nota: brindarle la ocasión de asegurar su beca para poder seguir estudiando.

Que no se nos olvide, los profesores estamos para ayudar, no para j**** vidas, y no se trata de “regalar” notas sino de saber valorar la situación del alumno, calibrar que no todo depende de un solo resultado ya que el trabajo de todo el curso también cuenta y colaborar a que el día de mañana alguien pueda continuar con su educación. Cada alumno es un caso diferente.

Solo falta una semana para que empiecen nuestros intensivos de verano. ¡Date prisa!

¡Quedan muy pocos días para reservar plaza en nuestros intensivos de verano!

Si debido a la crisis sanitaria las notas de tu hijo se han resentido, si quieres que repase la materia de este curso pasado para que empiece el siguiente con una buena base o si te gustaría que fuera adelantando temario, si prefieres que aproveche los meses de verano en aprender un idioma, si lo que buscas es que mantenga unos hábitos de estudio saludables… nuestros intensivos de verano es lo que necesitas.

Clases adecuadas a las necesidades específicas del alumno, tú eliges las asignaturas, el número de horas al día y las semanas de duración.

Contacta con nosotros para informarte sin compromiso.

El Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2020 es para…

Los matemáticos Yves Meyer, Ingrid Daubechies, Terence Tao y Emmanuel Candès, por sus esenciales avances en la teoría de las ondículas.

De hecho, sin esos avances hoy no nos sería posible realizar fotografías con gran resolución y que ocupen poco espacio en la memoria de nuestro móvil, ver una película digital en nuestra casa, que los médicos puedan ver qué ocurre dentro de nuestro organismo con detalle y sin apenas exposición o que el telescopio Hubble pueda tomar esas increíbles imágenes que nos acercan un poco más el espacio exterior… e incluso ponerle banda sonora gracias a la detección de las ondas gravitacionales.

La Fundación Princesa de Asturias reconoce así sus contribuciones a las teorías y técnicas modernas del procesamiento matemático de datos que se han convertido en la base de la era digital y premia su conocida como teoría de las ondículas.

Crear un fluido no newtoniano, experimento casero que les encantará a los niños.

¿Qué es un fluido no newtoniano? Aquel cuya intensidad cambia en función de la temperatura y la tensión cortante que se le aplica. Es decir, no tiene una viscosidad definida y constante (algo que sí tendría un fluido newtoniano).

Pero si queréis verlo de una manera más sencilla y compartir la experiencia con los peques de la casa, aquí os dejamos un sencillo experimento casero que además les encantará. Solo necesitáis un recipiente, agua y Maizena (esperamos que os haya sobrado algo después de la fiebre pastelera de estos meses).