Monumento a los químicos españoles que descubrieron el Vanadio, el Wolframio y el Platino.

El pasado 14 de noviembre aprovechando que se celebraba el Día de San Alberto, patrón de las Ciencias, y que 2019 es el Año Internacionmal de la Tabla Periódica, se inauguró en la Facultad de Químicas de la Complutense de Madrid, una escultura en honor a los tres químicos españoles que descubrieron elementos de la Tabla Periódica.

Los homenajeados son:

  • Vanadio: V, número atómico 23, reconocido por primera vez en 1801 por el mineralogista Andrés Manuel del Río.
  • Wolframio: W, número atómico 74, también conocido como tungsteno. Aislado en 1783 por los hermanos Juan José y Fausto Elhuyar.
  • Platino: Pt, número atómico 78, descrito por primera vez por el matemático y marino sevillano Antonio de Ulloa.

Qué es un año luz y por qué necesitamos esa medida.

Un poco de divulgación científica hoy. Hace unos días en Facebook la gente estaba comentando sobre los años luz. Es una medida que hemos oído mucho en las series y películas. Pero ¿qué es exáctamente un año luz….y por qué lo necesitamos teniendo las otras medidas de distancia?
Hoy lo explicamos.

En este vídeo os contamos:
– Por qué se llama año luz.
– A qué equivale en km.
– Os damos algunos ejemplos de algunas distancias cercanas en nuestro sistema solar y en la vía láctea, para que veáis que hablar en km (por ejemplo) es una locura y necesitamos algo muuucho más grande (y se queda corto).

Estoy seguro que a más de uno le sorprende la magnitud de las distancias.

¡Nuestro universo es increíble!

Lo que necesitas saber sobre el Engineering Admissions Assessment (ENGAA).

Si estáis pensando en aplicar en una universidad británica para una licenciatura de Ingeniería, es más que posible que además de los requisitos habituales (titulación o convalidación si se da el caso, nota mínima, etc.) os soliciten hacer el llamado Engineering Admissions Assessment, ENGAA por sus siglas, de Cambridge University. Como se trata de un examen bastante nuevo en este artículo vamos a contaros lo que necesitáis saber sobre él.

Lo primero, esta prueba está dirigida para menores de 21 años y se trata de un examen previo a cualquier tipo de posible entrevista. Obviamente el resultado es importante pero es solo uno de los aspectos que se valorarán en el proceso de selección. La prueba tiene lugar entre la última semana de octubre y la primera de noviembre, generalmente en miércoles, y hay que estar muy atentos a la fecha límite de matriculación (generalmente en torno a octubre) pero como no hay late entry aconsejamos que si lo tenéis claro, os matriculéis cuanto antes por lo que lo mejor es que contactéis con el centro examinador más cercano para que os informen y confirmen las fechas.

La prueba se compone de dos papers, ambos del tipo opción múltiple y dan 60 minutos para responder cada uno sin utilizar la calculadora. Section 1 tiene dos partes, la parte A: Mathematics and Physics, con 20 preguntas y la parte B: Advanced Mathematics and Physics con otras 20 preguntas. Cada pregunta puntúa por 1 y no hay penalización por respuesta incorrecta, así que lo mejor es intentar responder todas.

Section 2 consiste en otras 20 preguntas combinando problemas matemáticos y cuestiones de física, 1 punto por cada respuesta correcta y sin penalizar las incorrectas. De nuevo, lo mejor es tratar de responder todas.

El nivel del examen en general es el del curriculo de A Level, aunque como es habitual adaptándose al formato de esta prueba (esencial practicar la técnica de examen) y saber gestionar el tiempo para responder a todo, en estos casos la duración de la prueba suele ser uno de los elementos en contra de los candidatos.

Pinchando aquí podéis leer qué qué documentos se necesitan, la especificación, así como algunos ejemplos de papers para que os hagáis una mejor idea de cómo es el examen.

ENGAA es solo uno de las pruebas de pre-admisión, pero en función de lo que queráis estudiar existen otras de las que os iremos hablando en futuros artículos.

Karen Uhlenbeck, primera mujer ganadora del Premio Abel, considerado Nobel de las matemáticas.

Si en nuestro artículo del pasado 8 de marzo hablábamos de la falta de referentes femeninos en el campo de las ciencias y la tecnología (puedes leer más aquí), hoy nos alegra compartir la noticia de que por primera vez en sus 16 años de historia, el Premio Abel de este año ha sido concedido a una mujer: la estadounidense Karen Uhlenbeck.

Los Premios Abel de matemáticas fueron creados en 2002 por el gobierno noruego ante la falta de un Premio Nobel en esta categoría y lleva el nombre del matemático también de origen noruego Niels Henrick Abel. Es una de las principales distinciones en el campo de las matemáticas junto con la Medalla Fields, también considerada Nobel de las matemáticas aunque más limitado, ya que solo se entrega a menores de 40 años y cada 4 años (y también os hablamos de Maryam Mirzakhani, la primera mujer en obtener el galardón).

Centrándonos en la carrera de la galardonada, nacida en Cleveland, Ohio, en 1942, cuenta con una extensísima carrera dedicada a la investigación y a la enseñanza además de luchar por hacerse un hueco en un mundo en el que, como ella misma ha contado en muchas ocasiones, se le presentaba eminentemente masculino y lleno de trabas. Ahora la Academia Noruega de las Ciencias y las Letras por fin premia a Uhlenbeck por sus logros pioneros sobre ecuaciones diferenciales parciales geomericas, la teoría de gauge y los sistemas integrables y por el impacto fundamental de su trabajo en temas de análisis, geometría y física matemática”

Las reacciones de alegría de la comunidad matemática mundial no se han hecho esperar, y no solo porque Karen Uhlenbeck sea la primera mujer en conseguir el Premio Abel después de 19 hombres premiados, sino porque sus investigaciones han sido esenciales para entender, por ejemplo, las superficies mínimas como las formadas por las pompas de jabón cuando se consideran muchas dimensiones de espacio, o por las aplicaciones que sus ideas pueden tener en la teoría de cuerdas, por citar otro ejemplo más.

Homenaje a las científicas.

En un día de reivindicaciones como el de hoy nos queremos sumar recordando a algunas de las científicas más importantes en esta particular tabla periódica creada y compartida por la también científica y divulgadora Teresa Valdés-Solís.

Aprovechando que 2019 es el año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos, Valdés-Solís ha diseñado esta personal visión de la tabla como ella dice “con alguna trampa que otra” con el fin de mantener la periodicidad “metiendo a científicas de dobla afilicación […] donde mejor me convenía”, asímismo en alguna casilla ha considerado oportuno poner a más de una y situar a las científicas españolas aparte por considerarlas “raras y preciosas”.

Esperamos que iniciativas así contribuyan a que la cifra de mujeres en el ámbito científico en España aumente: el porcentaje de investigadoras científicas se ha estancado en un 39% desde 2009. La falta de referentes parece ser una de las razones de esta escasa cifra pero los últimos datos indican, además, que según aumenta la importancia o la responsabilidad del puesto disminuye el número de mujeres.

Mientras que las carreras relacionadas con las Ciencias de la Salud siguen contando con una elevada presencia femenina en otras como las ingenierías, por ejemplo, la baja cifra de alumnas es preocupante.

Con el fin de disminuir esta brecha son cada vez más los centros educativos que cuentan con charlas de mujeres dedicadas a la ciencia y la tecnología destinadas a motivar a las alumnas más jóvenes, empresas del sector que animan a sus trabajadoras a participar de estos programas y compartir sus experiencias, también es muy importante la labor de diferentes iniciativas y organizaciones que buscan acabar con los estereotipos y demostrar que en el ámbito científico y tecnológico hay cabida tanto para hombres como para mujeres.