Daniel Blanco, premio al Mejor Profesor Universitario de Química… en Holanda.

Aunque es una pena que se den este tipo de situaciones, que un docente e investigador tenga que buscar fuera la oportunidad de desarrollarse profesionalmente, siempre nos alegra que se reconozca la labor de los buenos profesores.

En este caso, el reconocimiento es para Daniel Blanco, profesor de Química Orgánica en la Universidad Radboud en Nimega, Holanda, donde acaba de ser nombrado mejor docente universitario de Química a nivel nacional.

Blanco fue alumno de la Universidad Autónoma de Madrid; desde muy joven tenía clara su vocación por la enseñanza y en 1994 (con 21 años) fundó su propia academia donde daba clase a otros estudiante. Mientras cursaba su segundo año de doctorado en el Departamento de Química de la Autónoma le dijeron que había un conflicto de intereses con su academia, por lo que dejó la tesis a medias y continuó dando clases hasta 2002, fecha en la que durante una visita a un amigo en la Universidad de Radboud le ofrecieron terminar allí su tesis. En 2009 regresó a España y trabajó en el CSIC, pero la falta de financiación llevó a la finalización de su contrato. Entonces aquel amigo de Radboud se enteró de que Daniel estaba sin empleo y la universidad contactó con él.

Desde 2012 da clases a alumnos de los últimos cursos de Bachelor (título de Grado) y el Máster, estudiantes de entre 20-24 años. Enemigo declarado de las clases en las que solo hay que memorizar, el método de este profesor para motivar a sus alumnos, para hacerles pensar y razonar consiste en comenzar con algo de música para ambientar su exposición, añadir ejemplos reales (por ejemplo la composición del tinte utilizado en las prendas vaqueras), incluir vídeos y escenas de películas (como Julia Roberts en Erin Brockovich y los efectos nocivos del cromo para la salud)…

Este es el tercer premio que recibe por su labor desde que ejerce en Holanda: en 2018 fue el de la universidad de Radboud al mejor profesor júnior de la Facultad de Ciencias y en 2014 el destinado a los profesores de Química, también en la universidad. Aunque seguro que el mejor premio es el reconocimiento de sus alumnos.

Los peores resultados en ciencias hasta la fecha y estancados en matemáticas: así queda España en el informe PISA.

El informe PISA 2018 dado a conocer estos días registra los peores resultados históricos en ciencias y un estancamiento en matemáticas, así como una brecha educativa entre el norte y el sur del país (siendo superiores los resultados de los alumnos del norte de la península que los de los alumnos del sur).

La prueba de la OCDE que valora las competencias de los alumnos de 15 años en matemáticas, ciencias y comprensión lectora cada año desde el año 2000, mide la capacidad de resolver problemas de la vida real. Según algunos expertos este tipo de prueba puede ser el motivo por el que nuestros estudiantes no obtienen mejores resultados ya que están más acostumbrados a memorizar que a desarrollar otras facetas como la capacidad crítica o razonar y entender, por ejemplo, y que tal vez es el momento de modificar el el sistema y la metodología. Se suma, además, que los examinados en esta ocasión son la primera generación que se ha formado en el contexto de recortes educativos que hemos sufrido.

En estas dos disciplinas, matemáticas y ciencias, los alumnos han quedado por debajo de la media de la OCDE de 489 puntos: 483 en ciencias (13 menos que en 2013, por ejemplo) y 481 en matemáticas (5 menos que en 2015), en comprensión lectora España queda fuera de esta edición por anomalías detectadas en la prueba. Curiosamente, los examinados de Aragón están por encima de la media española e incluso de la de los países integrantes de la OCDE con 497 puntos en matemáticas y 493 en ciencias. Con todo esto, los resultados de nuestros alumnos nos sitúan en el puesto 13 de 79, en una edición en la que ningún país parece haber sufrido cambios relevantes en sus resultados. Si nos ponemos a comparar, en matemáticas y ciencias estamos a la altura de países como Lituania, Hungría, Estados Unidos, Luxemburgo o Rusia pero en esta edición del informe los estudiantes asiáticos son los grandes ganadores.

Esta es nuestra reflexión a la vista de los resultados:

Otra forma de enseñar matemáticas…¡en calzoncillos!

Se llama Tom Crawford, profesor de primer y segundo año de la Universidad de Oxford, que sabe perfectamente que matemáticas es una de esas asignaturas que trae a los alumnos de cabeza y que busca la manera de que le pierdan el miedo, les parezcan divertidas y entretenidas y que más que memorizar conceptos los entiendan… hasta ahí todo suena dentro de lo normal pero, ¿qué pensaríais si os decimos que para conseguirlo da la clase en calzoncillos?

Pues sí, este profesor tiene su propio canal en Youtube llamado Tom Rocks Maths en el que publica vídeos sobre matemáticas pero yendo un paso más allá, según despeja operaciones matemáticas se va quitando prendas de ropa, como se ve en su sección Equations Stripped. Al parecer la idea surgió tras su paso por el proyecto Naked Scientists, creó The Naked Mathematician y su ya famoso canal.

Sin duda innovador es y si el método funciona pues eso es lo que cuenta…

En cualquier caso, si preferís un método más clásico, tradicional y con ropa ; P recordad que en nuestro canal de Youtube también tenéis vídeos de Matemáticas de varios niveles.

Monumento a los químicos españoles que descubrieron el Vanadio, el Wolframio y el Platino.

El pasado 14 de noviembre aprovechando que se celebraba el Día de San Alberto, patrón de las Ciencias, y que 2019 es el Año Internacionmal de la Tabla Periódica, se inauguró en la Facultad de Químicas de la Complutense de Madrid, una escultura en honor a los tres químicos españoles que descubrieron elementos de la Tabla Periódica.

Los homenajeados son:

  • Vanadio: V, número atómico 23, reconocido por primera vez en 1801 por el mineralogista Andrés Manuel del Río.
  • Wolframio: W, número atómico 74, también conocido como tungsteno. Aislado en 1783 por los hermanos Juan José y Fausto Elhuyar.
  • Platino: Pt, número atómico 78, descrito por primera vez por el matemático y marino sevillano Antonio de Ulloa.

Adiós a Margarita Salas, una de nuestras más destacadas científicas.

Triste noticia para la comunidad científica la del fallecimiento de Margarita Salas.

Mujer pionera, uno de nuestras científicas más destacadas y un referente a nivel nacional e internacional. Los descubrimientos sobre el ADN de esta bioquímica, discípula del Premio Nobel Severo Ochoa, fueron básicos en la replicación del ADN y supusieron toda una revolución. De hecho su patente de la polimerasa en 1989 es la más rentable de la historia del CSIC, lo que le supuso el último de una larga lista de premios y reconocimientos con un histórico doblete en los galardones anuales de la Oficina Europea de Patentes (en su momento os lo contamos aquí), además fue la primera mujer en obtener la Medalla Echegaray de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, así como la primera española en ingresar en la Academia de las Ciencias de EEUU (donde emigró y desarrolló parte de su carrera), la primera científica en entrar en la Real Academia de la Lengua, por citar tan solo alguno de sus logros.

Aprovechaba su visibilidad para dejar constancia de su compromiso con el papel de las mujeres en los ámbitos STEM reclamando una igualdad que ella no disfrutó en sus comienzos y para reivindicar más apoyo a la ciencia española y denunciar la escasa financiación que recibe, con una dedicación tal que a sus 80 años seguía yendo al laboratorio todos los días y continuaba con su labor divulgativa y planeaba seguir haciéndolo mientras pudiera.

En su recuerdo, os dejamos con esta charla sobre ciencia y vida entre Margarita Salas y una de sus alumnas, la también científica María Blasco.