La pizarra de Einstein.

Einstein y cualquier asunto relacionado con él es siempre un tema interesante del que hablar (o escribir), su genialidad fue tal que aún a día de hoy es noticia por las aplicaciones de sus estudios, como la de la Teoría de la Relatividad para calcular el peso de una estrella o la detección de las ondas gravitacionales predichas por él mismo.

Casi cualquier cosa relacionada con él es noticia, como en el caso de la famosa pizarra de Oxford. Se trata de una pizarra que se conserva en el Museo de Historia de la Ciencia de dicha ciudad, la misma que utilizó en una clase magistral en la Universidad de Oxford el 16 de mayo de 1931 y que aún conserva sus anotaciones intactas.

Lo más llamativo de esta reliquia es que en ella queda constancia ¡de un error!. Sin entrar a desgranar las fórmulas (¡estamos hablando de calcular la edad del universo!) el error se encuentra en la cuarta fila y ojo porque es un error numérico propio de estudiante de primero de Física… aún así no fue descubierto hasta 2013 por C. O’Raifeartaigh y B.McCann. Einstein sabía que el resultado era incorrecto, pero prefirió pensar que se debía a que su modelo era demasiado simple y no que hubiera un error aritmético.

Ya sabéis eso de que “errar es de humanos” y este no es el único error que con el paso del tiempo se ha detectado en alguno de los trabajos de Einstein, pero para el resto de los mortales es un alivio ver que hasta los genios se equivocan, y que aún así siguen adelante.

Pero antes de despedirnos, os dejamos con una última curiosidad sobre Einstein, una que además nos toca de cerca. Entre finales de febrero y primeros de marzo de 1923, Einstein realizó una visita de unos veinte días a Barcelona, Madrid y Zaragoza para ofrecer varias conferencias. En la Facultad de Ciencias de Zaragoza ofreció dos charlas, se cuenta que después de la segunda el rector Ricardo Royo Villanova le pidió que no borrase el contenido de la pizarra que el premio Nobel había utilizado y que la rubricara con su firma para “mostrarlos a las generaciones venideras, como reliquias de la fecha de hoy” como recoge en su crónica la prensa local de la época. La mala noticia es que no se sabe qué ocurrió con semejante tesoro: si permanece en algún sótano, si desapareció en la guerra o en la mudanza al campus de la plaza de San Francisco, si algún bedel despistado la limpió sin saber muy bien de qué se trataba… aunque las intenciones del rector fueron buenas, en realidad nunca más se volvió a ver la ilustre pizarra que se convirtió en una especie de leyenda urbana.

La antena que convierte wifi en electricidad, creación de un ingeniero español.

El equipo del profesor del MIT Tomás Palacios ha ideado un sistema revolucionario: una antena capaz de transformar las transmisiones wifi en electricidad.

Este sistema permitiría que en un futuro (esperemos que no muy lejano) los teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tabletas y resto de dispositivos se cargasen de manera remota y sin baterías. ¿Os imagináis diciendo adiós al drama de quedarse sin batería en el momento más inoportuno u olvidarse de la aventura de buscar el cable o un enchufe disponible allá donde estemos? Pues eso mismo es lo que el equipo de Palacios está solucionando.

Mediante la utilización de nuevos materiales combinados con determinados elementos químicos, han resuelto los problemas que los métodos tradicionales de conversión de ondas electromagnéticas de corriente alterna en electricidad, llamados rectennas, presentan: rigidez y elevado coste. La propuesta de este equipo es una antena flexible, barata y que puede capturar señales a baja frecuencia (como las que utilizan nuestros móviles o los router de conexión inalámbrica, por ejemplo).

El correcto desarrollo de esta tecnología se podría aplicar no solo a los dispositivos anteriormente mencionados, sino que sería aplicable a dispositivos médicos que evitarían que los pacientes que los porten tengan que llevar una pila que pueda producir alguna pérdida.

Qué es un año luz y por qué necesitamos esa medida.

Un poco de divulgación científica hoy. Hace unos días en Facebook la gente estaba comentando sobre los años luz. Es una medida que hemos oído mucho en las series y películas. Pero ¿qué es exáctamente un año luz….y por qué lo necesitamos teniendo las otras medidas de distancia?
Hoy lo explicamos.

En este vídeo os contamos:
– Por qué se llama año luz.
– A qué equivale en km.
– Os damos algunos ejemplos de algunas distancias cercanas en nuestro sistema solar y en la vía láctea, para que veáis que hablar en km (por ejemplo) es una locura y necesitamos algo muuucho más grande (y se queda corto).

Estoy seguro que a más de uno le sorprende la magnitud de las distancias.

¡Nuestro universo es increíble!

Estudiante de 16 años de Madrid crea el tercer satélite más pequeño del mundo.

Se llama Julián Fernández, tiene 16 años, acaba de terminar 4º de la ESO, es de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y ha creado el satélite más pequeño diseñado en España y el tercero más pequeño en el mundo: un cubo de unos cinco centímetros de lado.

La Universidad Rey Juan Carlos ha sido la encargada de anunciarlo ya que el proyecto se está realizando en sus instalaciones. El pequeño satélite llamado FossaSat1 ha sido creado según Julián para “democratizar el espacio y dar acceso a las telecomunicaciones dentro de una red del internet de las cosas” y será lanzado al espacio el próximo mes de octubre desde Nueva Zelanda. Una vez que esté en órbita se podrá estudiar cómo funciona y las posibilidades reales para una ampliación a largo plazo.

Julián, pese a su juventud, no es tan solo un estudiante más de 16 años: imparte charlas a los alumnos de la Universidad Rey Juan Carlos en alguna que otra ocasión y es el CEO y cofundador de su propia compañía, Fossa Systems, una asociación sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo de tecnologías aeroespaciales de manera abierta para el beneficio público.

Avances en los experimentos científicos para crear híbridos humano-animales.

Algo que así de entrada suena a historia de ciencia ficción: una mezcla de humano y animal, algo que a los más clásicos les puede recordar a las quimeras, esos monstruos fabulosos de la mitología griega parece que en los últimos días se ha convertido en realidad, pero con matices importantes.

El Gobierno de Japón ha dado luz verde al científico japonés Hiromitsu Nakauchi, biólogo y experto en células madre en la Universidad de Tokio y la Universidad de Stanford, para crear embriones de animales que contengan células humanas. El plan es cultivar células humanas en embriones de ratón y rata, después implantarlo en otros animales y así producir animales con órganos hechos con células humanas que puedan ser transplantados a personas.

Hasta el pasado mes de marzo en Japón estaba prohibido que este tipo de embriones superara los 14 días de gestación así como su transplante a un útero sustituto, pero con el cambio de la legislación por parte del Ministerio de Educación y Ciencia los embriones pueden ser llevados a término y transplantados, lo que cambia el panorama completamente.

De momento Nakauchi asegura que su idea es ir poco a poco, ampliando paulatinamente el tiempo de cultivo de los embriones híbridos para observar el desarrollo de los órganos en ratas y ratones modificados genéticamente y monitorear cómo las células humanas afectan al cerebro animal: si estas alcanzan un nivel del 30% afirma que se suspenderán los experimentos.

El equipo liderado por el japonés no es el único en la carrera por cultivar órganos útiles para humanos en animales creados específicamente con ese fin. Sin ir más lejos, también son noticia los avances del equipo español de Juan Carlos Izpisúa, repartido entre el Instituto Salk de California y la Universidad Católica de Murcia y experimentando en China, que ha logrado crear por primera vez embriones de simios con células madre de humanos, que aunque no llegaron a término y los resultados están pendientes de publicación, todo apunta a que fueron exitosos tras los errores observados en su intento anterior de experimentar la mezcla de humano y cerdo.

Además de la carrera por ver quién alcanza primero el objetivo, quedan abiertos todo tipo de debates sobre los límites morales y éticos o si todo vale en el avance de la ciencia y de dónde procederá su financiación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies