“The happy prince”, Stephen Fry recitando a Oscar Wilde.

Hoy 16 de octubre se cumplen 165 años del nacimiento de Oscar Wilde. Escritor, poeta y dramaturgo de origen irlandés, su vida personal es tan interesante y conocida como sus obras. Autor de “El retrato de Dorian Grey” (su única novela), “La importancia de llamarse Ernesto” (considerada su obra maestra), “Salomé”, “Balada de la cárcel de Reading”, “El fantasma de Canterville”, “El crimen de Lord Arthur Saville” o su último escrito “De profundis”, entre otros. Fue uno de los referentes en Gran Bretaña del movimiento conocido como esteticismo con sus mordaces comentarios y vestir extravagante, hijo de intelectuales, demostró su gran inteligencia desde muy temprano, tras un desengaño amoroso con Florence Balcombe (que se casó con Bram Stoker), contrajo matrimonio con Constance Lloyd con quien tuvo dos hijos (Cyril y Vyvyan). En 1895, en pleno apogeo de su carrera, se enfrentó a un juicio por sodomía (penado con cárcel por aquél entonces) debido a un conflicto con el noveno marqués de Queensberry John Sholto Douglas, padre del supuesto amante de Wilde, lord Alfred Douglas, y fue condenado a dos años de trabajos forzados. Tras su salida de prisión, se reunió con lord Alfred cerca de Nápoles, aunque solo duró unos meses debido a las presiones familiares. Wilde finalmente se trasladó a París donde trabajó bajo el pseudónimo de Sebastián Melmoth y donde murió el 30 de noviembre de 1900.

Para celebrar su obra en un día tan señalado os dejamos con el cuento “The happy prince”, una fabula que trata de transmitir valores éticos y morales a niños y adultos, en esta ocasión recitada por Stephen Fry, quien en su momento se puso en los zapatos del propio Oscar Wilde en la película basada en la vida del autor titulada “Wilde”.

Glenn Close recita a Neruda en inglés.

No, no nos olvidamos de qué día es hoy, y aunque celebrar ciertas cosas no debería limitarse a un día marcado en el calendario sino que deberían hacerse todos los días, ¿por qué no darle un toque especial?

Como suele decirse los clásicos nunca fallan y recitar un poema de amor de Neruda es uno de esos clásicos infalibles, pero hoy os proponemos hacerlo de una manera diferente: en inglés. Os dejamos con Glenn Close recitando en inglés el Poema XV “Me gustas cuando callas”.

Happy Valentine’s Day!

“Cent mille miliards de poèmes”, poesía nacida de la combinatoria.

Las matemáticas y la literatura no deberían estar reñidas, es más, hoy os vamos a enseñar lo que puede surgir de la unión de estas dos disciplinas.

“Cent mille miliards de poèmes”, Cien mil millones de poemas. Sí, habéis leído bien la cifra. Esta joya de libro es una obra de 1961, producto del grupo OuLiPo formado por el escritor Raymond Queneau y el matemático François Le Lionnais en París en 1960.

Como podéis ver, este libro de poemas consta solo de 10 páginas, son 10 sonetos, todos con la misma rima por lo que cada verso puede ser substituido por el verso correspondiente de otro soneto gracias a su diseño de pestañas de papel. Por lo tanto, esos 10 sonetos iniciales se convierten en los cien billones del título y se tardarían varios millones de años en leerlos todos, incluso sin parar ni a dormir ni a comer. Una obra de arte y un interesantísimo experimento nacido de la unión de la literatura y de las matemáticas y las posibilidades de la combinatoria.

Otra curiosa obra que añadir a nuestra lista de los libros más sorprendentes.

“Do not let me” de Walt Whitman.

Hos nos sentimos poéticos y queremos compartir con vosotros esta preciosa e inspiradora poesía de Walt Whitman (New York, 31 de mayo de 1819/ New Jersey 26 de marzo de 1892), considerado uno de los más influyentes escritores estadounidenses por romper los canones de la poesía tradicional.

DO NOT LET ME

Do not let the day end without having grown a bit, without being happy,

without having risen your dreams.

Do not let overcome by disappointment.

Do not let anyone you remove the right to express yourself,

which is almost a duty.

Do not forsake the yearning to make your life something special.

Be sure to believe that words and poetry it can change the world.

Whatever happens, our essence is intact.

We are beings full of passion. Life is desert and oasis.

We breakdowns, hurts us, teaches us, makes us protagonists of our own history.

Although the wind blow against the powerful work continues:

You can make a stanza. Never stop dreaming, because in a dream, man is free.

Do not fall into the worst mistakes: the silence.

Most live in a dreadful silence. Do not resign escape.

“Issued by my screams roofs of this world,” says the poet.

Rate the beauty of the simple things.

You can make beautiful poetry on little things, but we can not row against ourselves. That transforms life into hell.

Enjoy the panic that leads you have life ahead. Live intensely, without mediocrity.

Think that you are the future and facing the task with pride and without fear.

Learn from those who can teach you. The experiences of those who preceded us in our “dead poets”, help you walk through life.

Today’s society is us “poets alive.” Do not let life pass you live without that. 

El mensaje nos parece tan importante, que os dejamos una traducción al español (leer poesía en inglés en ocasiones es un poco más complicado y la ocasión bien lo merece).

NO DEJES

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, 

sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento. 

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. 


No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar al mundo.

Porque, pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.

Somos seres humanos llenos de pasión. 

La vida es desierto y es oasis; nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.

Aunque el viento sopla en contra, la poderosa obra continúa. Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños puede ser libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores, el silencio. La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes. Huye. 

“¿Emito mi alarido por los techos de este mundo?” dice el poeta. 

Valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer poesía bella sobre las pequeñas cosas. 

No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno. 

Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridades. 

Piensa que en ti está el futuro, y encara la tarea con orgullo y sin miedo. 

Aprende de quienes pueden enseñarte. Las experiencias de quienes nos precedieron, de nuestros ¿poetas muertos?, te ayudan a caminar por la vida. 

La sociedad de hoy somos nosotros, los ¿poetas vivos? No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

Las correcciones de puño y letra de Joyce.

Como cada 16 de junio desde 1954 se celebra el Bloomsday, un acontecimiento anual en honor de Leopold Bloom, personaje principal de “Ulysses” de James Joyce. La fecha no es al azar sino que se trata del día en el que empieza la novela, que a su vez es la fecha en la que el autor comenzó a cortejar a la que se convertiría en su esposa, Nora.

Que la obra es una de las más influyentes del s.XX es innegable, y que se ha escrito infinidad de estudios sobre su argumento una obviedad. Por eso nosotros hoy para unirnos a esta celebración literaria preferimos recordar una anécdota que nos ha parecido muy curiosa sobre su proceso de publicación.

Debido a su contenido un tanto subido de tono para la época, a Joyce le resultó complicado encontrar a un editor que se arriesgara a publicar su obra hasta que finalmente la librera norteamericana, propietaria de la librería “Shakespeare &Co” en París, Sylvia Beach, que nunca había editado nada, accedió. James Joyce en realidad no había terminado de escribir “Ulysses” aunque se había publicado con anterioridad algún capítulo suelto en alguna revista, de hecho siguió escribiendo y añadiendo texto a las galeradas, las impresiones de prueba del texto antes de su versión definitiva, a las que también añadió multitud de correcciones.

Viendo el resultado final de estos “apuntes” nos compadecemos un poco del trabajo que tuvieron ante sí la valiente editora y su impresor Maurice Darantière, pero nos parece una maravilla ver este documento con las anotaciones del puño y letra del propio Joyce.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies