150 frases que aportarán fluidez a tu inglés (Parte II)

Lo prometido es deuda. Así que como os anunciamos la semana pasada, aquí está la segunda parte de la lista de expresiones útiles en inglés que os prometemos van a ampliar vuestro vocabulario y facilitar vuestra compresión y comunicación en esta lengua.

Y ya sabéis nuestro consejo al respecto, la mejor manera de conseguir esa fluidez de la que hablamos es practicar y practicar y practicar… así que ¡ánimo!

150 frases que aportarán fluidez a tu inglés (Parte I)

Cualquier idioma está repleto de expresiones hechas, de muletillas, que los nativos de esa lengua usan despreocupadamente pero que para quienes están aprendiendo el idioma suelen ser menos accesibles. Pues bien, hoy os dejamos la primera parte de nada más y nada menos que una lista de 150 frases superútiles en inglés que os ayudarán a expresaros con mayor fluidez tanto de manera oral como de manera escrita.

Es sencillo si se aprenden unas cuantas expresiones cada día, y mejor aún si se trata de ponerlas en práctica; así que animaros con esta primera parte porque en unos días compartiremos la segunda. ¡A practicar!

El curioso origen de la palabra chumino.

No nos cansamos de hablar de la riqueza del español, tanto en sus formas más formales y estandarizadas como de las peculiaridades de cada dialecto, o de cómo la lengua ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

Hoy os contamos el caso de la palabra chumino. Si lo buscáis en cualquier diccionario os dirán algo del tipo “palabra malsonante para referirse a los órganos genitales femeninos” y os aporten unos cuantos sinónimos. Pero, ¿alguna vez habéis escuchado la historia de cuál es el origen de este término? Si no es así, seguid leyendo porque la historia merece la pena.

Allá por los siglos XVII y XVIII el puerto de Málaga era uno de los de mayor actividad, donde eran muchos los barcos ingleses que llegaban a cargar y descargar. Cruzando una calle desde sus habituales locales de ejercicio, las prostitutas salían a esperarles al puerto y cuando avistaban un barco “recibían” a la tripulación levantándose las faldas. Con el tiempo, las autoridades empezaron a perseguir esta práctica y las chicas que esperaban en el puerto tenían que buscar maneras de disimular su bienvenida a las naves a punto de atracar. Mientras tanto en los barcos, los marineros ingleses acostumbrados al saludo con las faldas levantadas gritaban a las señoritas “SHOW ME NOW!”… ¿a que acabáis de caer en la cuenta de cuál es el origen? Pues que a fuerza de escuchar a los marineros ingleses pedir a las chicas que les enseñaran esa parte en concreto de su anatomía, los lugareños se convencieron de que efectivamente eso que sonaba como “shouminou” debía ser el nombre de dicha parte en su lengua… y de ahí a que en malagueño se conviertiera en chumino está visto que no había más que un paso.

No es un caso aislado, parece que la actividad de los barcos ingleses en el puerto malagueño en esos siglos dejó expresiones más o menos conocidas pero todas con una curiosa historia detrás. Es el caso de la palabra “aliquindoi”, que tal vez sea menos popular fuera de Andalucía. Significa estar atento, prestar atención, y de nuevo es una interpretación de los estibadores malagueños ante el insistente “look an do it” de los marineros angloparlantes…

Rosalía gana un premio y J Balvin da una lección de ortografía.

La cantante Rosalía se alzó la semana pasada con uno de los premios MTV Video Music Awards, siendo así la primera española en ganarlo, y, como todo lo que tiene que ver con ella, se ha convertido en noticia aunque en esta ocasión ha tenido que compartir parte de su protagonismo con un compañero de profesión, J Balvin.

El cantante colombiano no dudó en felicitar a la flamante ganadora vía redes sociales con un contundente: “¡Bááájale, Rosalía!” que, como no, desató la polémica en Twitter.

Ante el aluvión de mensajes de usuarios sorprendidos ante tanta tilde, hubo una valiente que decidió consultar a la RAE, la entidad respondió resolviendo toda duda:

Así que ya sabéis, si os embarga la emoción al escribir un mensaje y tenéis que repetir una vocal con tilde, se repite también la tilde. Gracias J Balvin por la lección de ortografía.

Huérfilo, la palabra propuesta a la RAE para denominar a los padres que pierden un hijo.

Hay palabras que no nos gustaría que tuvieran que existir y en este caso es casi como si, efectivamente, la palabra no existiera.

Dentro de nuestro riquísimo vocabulario nos encontramos con viudo/a para referirnos a quien pierde a su cónyuge, huérfano/a cuando nos referimos a quien ha perdido a uno o a ambos padres… y sin embargo ¿no tenemos un término que defina a los padres que pierden un hijo?

La Federación Española de Niños con Cáncer propone el término huérfilo no solo para llenar ese vacío lingüístico sino para dar también visibilidad a los padres que sufren esa pérdida, sea por el motivo que sea. Tras consultar con varios lingüistas se ha elegido esa palabra que proviene del latín, compuesta por la misma raíz indoeuropea que huérfano, orbh (separar, perder, alejar), y el término latín filius que significa hijo, aunque adaptando su terminación a filio para evitar posibles confusiones con filia (atracción, obsesión) como ocurriría en el caso del femenino.

Tras reunirse en abril con el director de la RAE, esta ONG se ha puesto en marcha para conseguir la aceptación de huérfilo en el diccionario y a su vez desde el punto de vista administrativo (en igualdad de condiciones que a viudos y huérfanos). La RAE recopila los términos extendidos en el uso social: “debe ser utilizada por personas de todas las edades, que no pertenezca a un sector o grupo concreto; que aparezca en medios de comunicación, redes sociales, trabajos de investigación… […] que esté normalizada”.

Con este fin la FEPNC ha creado una campaña de recogida de firmas, esperando llegar por lo menos a la simbólica cifra de 11.730: el número de padres que han visto perder a sus hijos a causa del cáncer infantil. Además de contar con el apoyo de personajes conocidos que colaboran para dar visibilidad tanto a la palabra como a este colectivo. Esta aceptación convertiría al español en la primera lengua en tener un término para denominar a los padres que tienen que afrontar la mayor pérdida posible, la de un hijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies