La gramática marca la diferencia.

Sí, ya lo sabemos, aprender gramática puede ser algo aburrido: que si reglas, que si normas, que si excepciones, que si hay que aprendérselo de memoria… pero es que la gramática es algo esencial en cualquier lengua, son las bases sobre las que se cimenta y no queda más remedio que estudiarla.

Saber gramática es la diferencia…

¿Eres capaz de diferenciar entre their, there y they’re?

Cuando los vemos escritos es más sencillos pero ¿y si los escucháramos? ¿serían igual de fácil averiguar de cuál de los tres se trata?. Es la dificultad que suponen los homófonos: palabras que se escriben de formas distintas pero que suenan (practicamente) igual y que además tienen significados diferentes.

Este fenómeno no es solo cosa del inglés, que en español también tenemos unos cuantos como por ejemplo abría (de abrir) y habría (de haber) o el escandaloso caso de ahí (adverbio de lugar), ¡ay! (interjección de dolor) y hay (del verbo haber) que tantas veces se utilizan mal en las redes sociales, aunque esto de verdad que merece un artículo aparte…

Volviendo al tema de hoy, es importante saber que there es un adverbio que se traduce como allí, ahí, entre otras cosas; que their es el adjetivo posesivo que significa su cuando es de ellos y que they’re es la forma corta de they are. Sus respectivos significados son tan diferentes que es cierto que a nivel de comprensión auditiva es fácil reconocerlos por el contexto de la frase en la que se encuentren. Si por el contrario, la duda existe incluso a nivel escrito o de comprensión lectora, os dejamos unos truquillos para diferenciarlos:

  • Their: contiene la palabra heir (herencia), que ayuda a recordar que indica posesión.
  • There: contiene la palabra here (aquí) que también es un adverbio de lugar.
  • They’re: el apóstrofo ya nos indica que es el producto de dos palabras.

Un discurso de graduación puede ser inspirador y divertido si lo da Will Ferrell.

Un discurso de graduación parece que siempre es un gran momento para dirigirse a los alumnos con palabras inspiradoras y consejos… pero eso no significa que tenga que ser aburrido. O al menos eso pensó el cómico américano Will Ferrell cuando como ex alumno de la University of Southern California fue invitado a pronunciar unas palabras en la ceremonia de graduación en la que él mismo, junto con la actriz Helen Mirren, recibieron un doctorado honorario.

Ferrell se graduó en 1990 con un título de periodismo deportivo en esa misma universidad, y a lo largo del discurso recuerda sus años de estudiante cuando gracias a un profesor descubrió que a la gente le parecía gracioso y que eso, además, le gustaba. Entre broma y broma, habla también del miedo que sintió cuando después de todo, decidió dar un giro a su carrera y convertirse en cómico profesional, miedo que no desaparece nunca aunque los motivos sí lo hagan, y de como no se debe dejar que se interponga en nuestro camino: que tu miedo a preguntarte qué hubiera pasado si no lo hubiera intentado sea más grande que tu miedo al fracaso.

¡Os dejamos con el discurso entero para que lo disfrutéis!

El curioso origen de la palabra chumino.

No nos cansamos de hablar de la riqueza del español, tanto en sus formas más formales y estandarizadas como de las peculiaridades de cada dialecto, o de cómo la lengua ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

Hoy os contamos el caso de la palabra chumino. Si lo buscáis en cualquier diccionario os dirán algo del tipo “palabra malsonante para referirse a los órganos genitales femeninos” y os aporten unos cuantos sinónimos. Pero, ¿alguna vez habéis escuchado la historia de cuál es el origen de este término? Si no es así, seguid leyendo porque la historia merece la pena.

Allá por los siglos XVII y XVIII el puerto de Málaga era uno de los de mayor actividad, donde eran muchos los barcos ingleses que llegaban a cargar y descargar. Cruzando una calle desde sus habituales locales de ejercicio, las prostitutas salían a esperarles al puerto y cuando avistaban un barco “recibían” a la tripulación levantándose las faldas. Con el tiempo, las autoridades empezaron a perseguir esta práctica y las chicas que esperaban en el puerto tenían que buscar maneras de disimular su bienvenida a las naves a punto de atracar. Mientras tanto en los barcos, los marineros ingleses acostumbrados al saludo con las faldas levantadas gritaban a las señoritas “SHOW ME NOW!”… ¿a que acabáis de caer en la cuenta de cuál es el origen? Pues que a fuerza de escuchar a los marineros ingleses pedir a las chicas que les enseñaran esa parte en concreto de su anatomía, los lugareños se convencieron de que efectivamente eso que sonaba como “shouminou” debía ser el nombre de dicha parte en su lengua… y de ahí a que en malagueño se conviertiera en chumino está visto que no había más que un paso.

No es un caso aislado, parece que la actividad de los barcos ingleses en el puerto malagueño en esos siglos dejó expresiones más o menos conocidas pero todas con una curiosa historia detrás. Es el caso de la palabra “aliquindoi”, que tal vez sea menos popular fuera de Andalucía. Significa estar atento, prestar atención, y de nuevo es una interpretación de los estibadores malagueños ante el insistente “look an do it” de los marineros angloparlantes…

Rosalía gana un premio y J Balvin da una lección de ortografía.

La cantante Rosalía se alzó la semana pasada con uno de los premios MTV Video Music Awards, siendo así la primera española en ganarlo, y, como todo lo que tiene que ver con ella, se ha convertido en noticia aunque en esta ocasión ha tenido que compartir parte de su protagonismo con un compañero de profesión, J Balvin.

El cantante colombiano no dudó en felicitar a la flamante ganadora vía redes sociales con un contundente: “¡Bááájale, Rosalía!” que, como no, desató la polémica en Twitter.

Ante el aluvión de mensajes de usuarios sorprendidos ante tanta tilde, hubo una valiente que decidió consultar a la RAE, la entidad respondió resolviendo toda duda:

Así que ya sabéis, si os embarga la emoción al escribir un mensaje y tenéis que repetir una vocal con tilde, se repite también la tilde. Gracias J Balvin por la lección de ortografía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies