“Oh my God”, “Oh my Gosh”, “Oh my goodness”: ¿cuál es la diferencia?

Todos hemos escuchado cualquiera de estas tres expresiones en multitud de ocasiones, incluso muchos las utilizamos, pero ¿cuál es la diferencia entre ellas?, ¿por qué a veces se utiliza una y a veces otra?, ¿cómo saber cuándo hay que hacer uso de cada una de ellas? OMG! ¡cuántas dudas! Vamos a intentar solucionarlas todas.

Para empezar, el significado de las tres es exactamente el mismo: expresar un sentimiento de sorpresa, de shock, de disgusto, excitación, nerviosismo… Hasta ahí bien, ¿entonces? ¿las podemos utilizar al libre albedrío? Pues sí…y no. Nos explicamos.

“Oh my God” siempre se ha considerado ofensivo ya que rompe uno de los mandamientos cristianos: no usar el nombre de Dios en vano, y es una blasfemia. Aunque hoy en día las normas son un poco más relajadas en general y los límites entre qué es correcto o incorrecto están un poco más difuminados (nos referimos a cuestiones de uso del lenguaje, nada más) no es una expresión demasiado elegante.

“Oh my Gosh” es un eufemismo y suena muy parecido al original, pero es menos ofensivo. Además, al ser tan similar deja margen para una maniobra in extremis y cambiar God por Gosh en el último momento si te arrepientes, como hacemos en español con “¡mierrr…coles!” o “¡jooo…pe!”, por ejemplo. Pero al igual que en esos casos, hay quien dice que se trata de una expresión pasada de moda y hasta con una connotación un poco infantil.

“Oh my Goodness”, la tercera en discordia. Suena similar aunque no tanto como el ejemplo anterior, pero es la opción considerada como más elegante, formal y no ofensiva de las tres.

25 expresiones en inglés que harán que te expreses con fluidez (Parte 1).

Cuando aprendemos una segunda lengua y empezamos a ponerla en práctica, lo habitual es que se note una cierta falta de fluidez que viene dada porque en clase, efectivamente, se estudia gramática, estructuras, vocabulario, etc. pero casi nunca se enseñan cierto tipo de expresiones más coloquiales, y claro, a la hora de la verdad eso se nota.

Por eso, nos hemos propuesto que a lo largo de este año vamos a compartir (y así aprendemos todos) series de listas con expresiones útiles y coloquiales que no se incluyen en los libros de texto, muletillas, refranes, frases hechas… que aportarán non solo fluidez sino naturalidad a esa segunda lengua. Y lo haremos en diferentes idiomas.

Hoy vamos con la primera entrega de Expresiones útiles en inglés; echadle un ojo, ya veréis que como mínimo os ayudarán a entender mejor vuestras series y películas favoritas en versión original ; )

“The Glass Menagerie” con English Theatre Madrid.

Empezamos la semana con una recomendación: “The Glass Menagerie” (“El Zoo de Cristal” en su traducción al español) de Tennesse Williams de la mano de la compañía English Theatre Madrid.

Los días 28 y 29 de febrero y 1 de marzo, podéis disfrutar de la puesta en escena de una de las obras maestras de Williams. Estrenada en 1944, con importantes elementos autobiográficos, retrata a una familia del sur de Estados Unidos en 1930: Amanda Wingfield, la madre dominante y abandonada por su marido; Laura, la hija con un impedimento físico y que colecciona animales de cristal frágiles como ella; Tom, el hijo escritor frustrado; Jim O’Connor, amigo de la familia y pretendiente soñado por Amanda para su hija; y el ausente padre de quien se hace referencia a lo largo de la obra.

La representación, como es habitual, será en inglés, así que ¡qué mejor excusa para practicar!.

Aquí tenéis todos los detalles sobre fechas, horarios y lugar de las representaciones y sobre la compra de entradas.

¿Quieres conocer tu nivel de inglés?

La gran mayoría de las ocasiones que viene un nuevo alumno de inglés nos vemos en la misma situación: no saben cuál puede ser su nivel aproximado cuando les preguntamos. Pues bien, si este es tu caso o si simplemente tienes curiosidad, puedes probar a completar el test Comprueba tu nivel de Inglés-Inglés General en la página de Cambridge Assessment English.

Se trata de responder un total de 25 preguntas y en función del resultado de respuestas acertadas os indicarán un nivel aproximado dentro de los indicados en el Marco Común Europeo.

¡Animaos y contadnos luego vuestros resultados!

Los Componentes del Lenguaje de los que resulta la Gramática.

La Lingüística es la disciplina encargada de estudiar los signos del lenguaje verbal humano, por decirlo de alguna manera se trata de la “ciencia del lenguaje“. Dentro de la lingüística podemos encontrar tres grandes subdisciplinas especializadas en áreas concretas:

  • Lingüística Descriptiva o Sincrónica: la que estudia los componentes de la lengua, sus relaciones entre sí, las estructuras que se forman.
  • Lingüística Histórica, Diacrónica o Evolutiva: la que se encarga de estudiar la evolución de la lengua y sus transformaciones a lo largo del tiempo.
  • Lingüística Aplicada: enfocada a las aplicaciones prácticas de la lingüística teórica (traducción, enseñanza de las lenguas, etc.)

Hasta ahora es probable que todo esto os esté sonando a chino, como suele decirse, pero ya veréis como todo cobra sentido en breve…

Hoy solo vamos a hablar de manera muy breve de los componentes del lenguaje en la Lingüística Descriptiva, probablemente la más conocida de todas.

El conjunto del estudio de cada uno de estos componentes tiene como resultado la Gramática: las reglas y principios que regulan el uso de las lenguas. ¿A qué ahora ya parece más sencillo?

Para tener una mejor idea, de dentro a fuera del diagrama, nos encontramos con:

  • Fonética: conjunto de sonidos de un idioma.
  • Fonología: estudio del sonido de las palabras.
  • Morfología: parte de la gramática que se ocupa de la estructura de las palabras.
  • Sintaxis: reglas que determinan el orden correcto de las palabras en las oraciones.
  • Semántica: el significado literal de las palabras.
  • Pragmática: estudio del lenguaje en relación con los usuarios y las circunstancias de comunicación, el contexto.

Seguro que alguna os suena de la época de estudiantes (el análisis sintáctico de oraciones en clase de Lengua Española, por ejemplo; o esos símbolos que acompañan a una palabra en el diccionario si buscas su significado que no son otra cosa que su transcripción fonética…) aunque en realidad todos estamos habituados a utilizarlas aunque no conozcamos su nombre, hasta ahora.